Muchas personas tienen el mismo problema, tienen un currículum u hoja de vida con los datos que consideran importantes, pero que al final nadie lee, porque no son tan interesantes a la vista como deberían.

Últimamente he hablado con muchas personas que tienen el mismo problema, cuando veo sus currículums con solo mirarlos ya me aburro y si yo lo hago que soy Consultora de desarrollo profesional me imagino a los reclutadores de empresas, quienes tienen que leer no uno sino cientos de currículums diariamente para poder cribar y decidir quién de todas los 100 o 200 personas que se los mandan realmente valen la pena tener cuenta para ser entrevistados.

Y es que cuando escribimos un currículum muchos de nosotros, cometemos el mismo error, simplemente decimos las funciones que hemos realizado haciéndolo tan largo, tedioso y aburrido que al final difícilmente nos llaman.

He visto muchos de ellos de 4 y hasta 5 páginas, una barbaridad, en donde además solo se ponen datos básicos que cuestan leer, en lenguaje que muchas veces ni siquiera se adapta al país en donde lo estamos enviando, esto en el caso de extranjeros que llegan a buscar trabajo, pero en el caso de personas del mismo país pasa exactamente lo mismo.

Seguramente te estarás preguntando:

¿entonces, cómo hago para que lean mi currículum y sea interesante para un reclutador o para el personal de recursos humanos de una empresa?

Para responder a esta pregunta he entrevistado directamente a una reclutadora, que es muy respetada en su medio, ella me decía lo siguiente y espero que tomes nota de ello:

¿Si a ti te aburre leerlo qué te hace pensar que a mí me va a interesar? Impactar con un currículum es una ciencia, pero se reduce a una cosa realmente bastante simple, tienes que contarme en pocas palabras, por qué debería elegirte a ti y no a otro de los 100 que quieren el mismo puesto.

A diario recibo muchos currículums que no son interesantes, que son muy largos o tan cortos que no me paro ni a verlos, no tienen un objetivo, parece que los enviaran a ver si entran, pero muchas veces ni siquiera tienen en cuenta lo que se pide para el puesto, ni ellos encajan con esas características que se piden.

Por otra parte, no me cuentan lo que han logrado en sus puestos, sino lo que hacen de una forma que duerme a cualquiera.

Aquí tengo uno, mira… dice:

Funciones: recopilación de información, redacción de correos, manejo de centralita, archivo, recepción de clientes, llamadas telefónicas… ¿eso no te parece aburrido?

Desde luego estos son los que primero descarto, en promedio creo que me demoro unos 4 minuto, para echar un vistazo a lo que me han enviado y si el primer párrafo no me engancha, ya es que ni sigo leyendo y paso al siguiente.

Ten en cuenta que nosotros tenemos un tiempo muy limitado para revisar uno a uno, mirar si la persona encaja con lo que están pidiendo, definir si esa persona puede ser buena para el puesto y la empresa, evaluar su situación, si la experiencia vale, si el sueldo le puede valer, en fin… Tenemos que tener en cuenta mil detalles y eso toma mucho tiempo.

De 100 o 200 tenemos que quedarnos con máximo 15 personas, de esas 15 quedarán 5 y después de una primera entrevista telefónica -que serán a los que llamaremos para ver personalmente- a la empresa se le mandan a 3 para pasar al proceso final de entrevistas.  

A veces cuando son demasiado largos y con palabras muy rebuscadas me da la sensación de que me quieren vender la moto (que no cuentan todo o que simplemente están inflando la información).

Los reclutadores valoramos mucho que nos cuenten su historia, que nos muestren sus cualidades, las cosas que los hacen diferentes o válidos para el puesto al que se están presentando.

Si las personas supieran lo que valoramos que nos ayuden enviando solo los currículums que encajan en el perfil de la oferta, verían que no es necesario enviar 100 veces el currículum a diestro y siniestro, sino haciendo un pequeño estudio para ver qué buscamos y solo enviar a donde realmente son necesarios y encajan.

Esto no solo les ayudaría a no perder tiempo sino a posicionarse muy bien, un currículum bien hecho, legible, lo guardamos para posibles candidaturas posteriores, pero uno que no tiene nada que ver con lo que se pide directamente es tiempo perdido.

Pasar a la siguiente fase del proceso es solo cuestión de saber venderse, por eso es tan importante que las personas sepan lo que nos interesa y cómo hacerlo.

Pues bien, este es el tema principal de este post, en el que quiero darte consejos de valor que puedas aplicar.

Parte de mi trabajo como consultora consiste justamente en esto, en enseñar a mis clientes cómo venderse bien, ya que el currículum es la puerta de entrada, el primer contacto para un potencial puesto de trabajo y por eso les hago hincapié en que se esfuercen al máximo en este aspecto.

Voy a resumirte los puntos fundamentales que debes tener en cuenta, algo que pueda ser leído y que llame la atención.

1. Lo primero que tienes que definir es cuál es el puesto que quieres conseguir. Sé que parece una tontería y que te sonará igual que cuando compras un electrodoméstico y te dicen: paso Nº 1, revise que el aparato esta enchufado a la corriente eléctrica. Jajaja.

Pues sí, es muy importante saber para qué puesto estás optando o cuál es tu profesión, precisamente para no enviarlo a donde no corresponde, así el que gana tiempo eres tú, pues mandas solo a las ofertas que van con tu perfil.

2. Para poder contar tu historia deberías hacer una lista de todas aquellas cosas que piden para el trabajo que quieres realizar y eso es bastante simple, basta con que entres en las ofertas que hacen referencia a lo que tú quieres hacer, en ellas debes mirar qué es lo que piden, debes ser muy exigente y solo enviarlos a las ofertas en las que tus cualidades, aptitudes, conocimientos y experiencia encajen a la perfección.

Si dicen que necesitan inglés bilingüe y tu solo tienes un nivel medio de inglés no lo mandes, porque te descartarán si es para ellos un requerimiento fundamental, y si aun así decides mandarlo, cuando te llamen avisa que tienes ese nivel, así no perderás el tiempo yendo a una entrevista en donde te descarten a la primera de cambio.

3. Luego has una lista de todas las aptitudes, conocimientos y experiencia que te hacen interesante y digno de tener en cuenta para un puesto.

Por ejemplo: soy una persona seria, responsable y muy puntual, me gusta trabajar en equipo y relacionarme bien con las personas con las que trabajo. Aquí estas contando algo de ti que es fundamental, porque le das información al reclutador que sí le interesa, porque en ella ve lo que tú puedes aportar y si tu carácter puede encajar con la empresa.

Un secreto que suelo decirle a mis clientes es que miren bien las ofertas de trabajo, en ellas normalmente suelen poner cosas como: es necesaria una buena comunicación a todos los niveles, se necesita una persona con experiencia, con resistencia al estrés y que sepa manejarse de forma autónoma. Así que tú puedes poner precisamente eso, ahora bien, si no es así te recomiendo que no mientas, pues si te entrevistan caerás en la primera pregunta y ahí sí que no te volverán a llamar nunca.

4. Concéntrate en contar bien tu historia, a esto se le llama “Story Telling” y en la actualidad está muy de moda. Tu piensa que vas a contar tu historia laboral y tus habilidades personales, así que esto es como un libro, si no te engancha desde el resumen de la portada no te molestas ni siquiera en abrirlo y si te gusta el resumen lo abres, pero si en las 5 primeras páginas no te gusta, queda descartado y no se te ocurre ni comprarlo.

5. Cuenta tu experiencia de forma amena e interesante, no pongas las funciones que has realizado, porque esas funciones se saben ya, cámbialas por los logros que has obtenido, así, si una de las cosas que realizaste era llevar el archivo de la oficina y te felicitaron por tu buen trabajo en ello, en vez de poner: manejo de archivo físico y electrónico, podrías cambiarlo por: mejoré el sistema de archivo de la oficina, por lo que me felicitaron mis jefes… ¿a que esto suena mucho mejor?

6. Ten en cuenta la extensión del currículum, un libro delgado es muy corto, parece que no tiene contenido y uno muy grueso te da respeto, porque tanto leer, tanto leer, tampoco es que estimule (excepto para aquellos de nosotros que nos encanta leer, que eso no nos preocupa enormemente, aunque es verdad que si tienes que contarlo en 700 paginas tiene que valer la pena de verdad o querrás asesinar al autor por no ir al grano).

Un buen currículum no debería pasar de 2 hojas y si tienes mucha experiencia de máximo 3, pero nunca te pases de eso.

Sé que todos estos consejos te serán de gran ayuda, sin embargo, si tienes problemas al realizar tu currículum ya sabes, cuenta conmigo, pues en mis consultorías no solo te ayudo a realizar bien tu currículum, sino te hago una valoración en donde puedo valorar tus puntos fuertes y débiles para que puedas mejorar, y si además necesitas formación o ayuda, por ejemplo, con las entrevistas de trabajo, también puedo ayudarte con ello.

Después de tener clientes de todo tipo he creado un Sistema Integral de Consultoría que no te ofrecerá nadie, en el que utilizo el coaching como herramienta para que logres definir: cómo conseguirás el trabajo que deseas, qué trabajo, dónde y todas las características que quieras y tú mismo trazarás un plan a tu ritmo para cumplir tu meta. Con la consultoría te hago un análisis con el que sabrás lo que debes mejorar y confirmes todas las aptitudes y cualidades que posees, te haré un seguimiento de resultados y por ultimo te doy formación a medida, para que puedas afrontar entrevistas de trabajo, mejorar tu comunicación, liderar tu vida o mejorar tus habilidades personales.

Si quieres conseguir el trabajo que deseas solo estás a un paso de conseguirlo, contacta conmigo y cambia tu vida laboral.

 Photo by William Iven on Unsplash