Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/customer/www/linabravo.com/public_html/wp-content/plugins/use-any-font/includes/functions/uaf_font_functions.php on line 469

“Los CEOs son contratados por su capacidad intelectual y su experiencia comercial

y son despedidos por su falta de inteligencia emocional”

Está claro que esta frase dice mucho acerca de lo que vamos a hablar en este post.

«Cada persona dentro de una organización cumple una función vital para la misma y por eso hay que cuidar su calidad de vida laboral»

Esta frase es la que debería repetirse cada trabajador al entrar por la puerta de la empresa y más aún si es el dueño, el gerente de recursos humanos y cada uno de los mandos medios y altos.

Se nos olvida que el factor determinante en cada uno de los puestos de trabajo no es el cociente intelectual, los diplomas, la experiencia, ni la pericia en la realización del trabajo o en las ventas, es el poder de interrelacionarse los unos con los otros para desempeñar un buen trabajo.

Una organización, grande o pequeña está integrada por personas que deben comunicarse e interrelacionarse para poder producir y es aquí en dónde la Inteligencia Emocional juega un papel fundamental.

Ella es la que permite qué a través del autoconocimiento, la autoestima, el autocontrol, la empatía, la pericia para aceptar el cambio y para comunicarse, alguien tenga la capacidad de trabajar en equipo, maximizando la producción y las ventas.

Siempre lo he dicho, de nada sirve que tu gente tenga tantos títulos y sea tan inteligente, si es incapaz de relacionarse con los demás, jefes, compañeros y sobretodo clientes.

¿Quieres saber cuál es el resultado real de la falta de inteligencia emocional en tu organización?

Pues que los trabajadores son incapaces de comunicarse efectivamente, de afrontar los cambios, de relacionarse y manejar los conflictos que puedan surgir y se convierten en gente tóxica y estoy convencida de que eso es lo que menos quieres en tu empresa, pues son un cáncer “literalmente”.

Si no entrenas a tu gente para que tenga inteligencia emocional tendrás un caldo de cultivo perfecto para tener personas tóxicas sueltas, campando a sus anchas, eliminando cualquier esfuerzo que hayas hecho por tener un buen ambiente de trabajo y calidad de vida laboral.

Los últimos estudios han confirmado que un 85% del éxito de una empresa se basa en que el Capital Humano tenga desarrollada su Inteligencia Emocional

A partir de aquí es dónde te voy a decir cómo crear mejoras en la producción y ventas de tu empresa:

Con los 5 componentes de la Inteligencia Emocional, cada uno de estos componentes es requisito para el buen desarrollo del siguiente, por lo que el orden, en este caso, sí altera el producto final.

Con:

1. Autoconocimiento: las personas reconocen sus sentimientos e identifican sus emociones, lo que hará que puedan controlarse e influir en su propio comportamiento y por ende en el de los grupos y la empresa.

2.Autorregulación: (es saber lo que me pasa), les permite reflexionar sobre sus emociones, dominarlas y regular sus reacciones en función del contexto (hostil o no) en el que se encuentren. Esto se traduce en mejores relaciones, más sanas, evitando los conflictos internos.

3.Automotivación: enfocan sus energías hacia lo que quieren, produciendo con mayor calidad, ya que alinean sus propias metas y valores con los de la empresa.

Además, les ayuda a diferenciar los momentos para trabajar, los momentos para descansar, permitiéndoles aumentar y maximizar la producción y por último aprenden a gratificarse por un trabajo bien hecho, lo que les da energía y motivación.

4.Después de controlar los 3 primeros componentes, pueden entender a los demás, (pues si no sabemos reconocer nuestras emociones, no podremos reconocerlas en los demás) y sentir empatía, lo que disminuye las discrepancias y los juicios de valor innecesarios, que separan a las personas y dividen a los grupos.

5.Por último, controlarán las habilidades sociales, con las que pueden comunicarse de manera efectiva y relacionarse con los demás de manera eficaz y sana, entendiendo los sentimientos de las personas desde otra perspectiva, que no es la suya, y a poder manejar esos sentimientos que manifiesta la otra persona entendiendo que los demás también tienen momentos difíciles y cambios de ánimo.

Como ves con la inteligencia emocional las personas se relacionan mejor, están unidas, evitan juzgar, son empáticas, pueden manejar sus relaciones dentro de la organización lo cual hace que rindan más, produzcan más y las predispone a ser proactivas.

Invertir en esta formación hace que sean más efectivas a la hora de vender, porque pueden comprender lo que pide el cliente y atender sus necesidades en tiempos y forma.

Por último, quiero compartir contigo un dato muy interesante que habla de que las destrezas técnicas, que son los conocimientos y experiencias, la carrera, máster, especialidad, sumado a la medición del CI (cociente intelectual) demuestran que todo esto solo es 33,3% del éxito del trabajador y de los beneficios que puede darle a la empresa, mientras que al medir el impacto en la Formación en inteligencia emocional este corresponde a 66.6% del éxito y los beneficios de la empresa.

Y esto se incrementa cuando se habla de puestos de carácter directivo.

Seamos claros, las empresas que se han quedado obsoletas y en las cuales la gente no quiere trabajar, solo usan un 10% de la inversión en formación en el desarrollo habilidades en Comunicación e Inteligencia Emocional, mientras que usan un 90% de dinero en formación de destrezas técnicas. (cursos de inglés, informática, etc.)

La pregunta es: ¿qué prefieres un 33.3% o 66.6%?

Porque está claro que las organizaciones no fallan en los procesos de planificación, es en la ejecución de esos planes, ¿por qué? pues porque las personas tienen que adaptar esas  metas a su inteligencia emocional con el fin de trabajar en equipo, así el 33.3% de las habilidades intelectuales y destrezas técnicas funciona, pero los 66.6% en habilidades en Comunicación e Inteligencia Emocional al no estar desarrollado, se pierde…

La escasa habilidad para solucionar conflictos, que se podía haber solucionado no funciona por falta de habilidades sociales, poca empatía, falta de escucha, etc.

Afortunadamente, y como lo prueban los últimos estudios en conducta humana y neurociencia, todos tenemos el potencial de desarrollar y mejorar nuestra comunicación e inteligencia emocional en cualquier momento.

Esto es lo que te ofrezco, la posibilidad de crecer exponencialmente a través de una comunicación efectiva y un buen desarrollo de la inteligencia emocional de tu gente, permitiéndole dominar las habilidades que necesitan para que tu empresa sea una máquina bien engrasada y preparada para vender mucho y bien, con calidad y excelencia.

Convierte a tu empresa en un referente de éxito y calidad de vida laboral, contáctame, comienza a hacer parte de ese inteligente y visionario grupo de empresas que entiende que esa es la clave del éxito.