Quizás lleve algún tiempo sin escribirte, pero nunca me olvido de ti, de hecho, ahora mismo estoy feliz ¿sabes por qué? porque algo muy bueno ha pasado en mi vida y lo primero que se me vino a la cabeza, como siempre, fue compartir contigo ese descubrimiento.

Durante todo mi proceso de mejora, después de lo del corazón, mi único pensamiento nacido -de ese deseo vital y recurrente que tenemos todos siempre- me hablaba de cambiar, de avanzar y de querer ayudar con todo mi corazón a los demás a que pudieran conseguir lo que yo había conseguido.

Porque por primera vez en mi vida sentía que todas estas experiencias duras que he tenido que vivir a lo largo de mi vida me estaban llevando a un solo camino, el camino de la felicidad.

Mi deseo es darte un poquito de esperanza, mostrarte que sí había y que siempre la hay, y que si lo que yo pase había sido duro y salí con bien de ello, lo tuyo también se podrá solucionar, seguro.

Vi en lo que me paso la mejor herramienta de aprendizaje y cambio que jamás había experimentado, fue muy dura y precisamente por eso, no dude en aprovecharme de ella, en todas las formas posibles que encontré.

Tengo que admitir ante ti que sí me pregunté ¿por qué me pasa esto a mi? durante meses, lo que me llevo a sufrir una depresión muy profunda, sin embargo con el paso del tiempo, con mi esfuerzo, el amor y la ayuda que recibí, comencé a ser consciente de que había algo que se me estaba escapando, pensé y pensé hasta tocar fondo y saque en claro que ya no quería, de hecho, que ya no volvería a ser lo que había sido en ningún sentido.

Estaba claro que tenía que rehacer mi vida y a mí misma desde cero y así lo he hecho.

¿Sientes la necesidad de cambiar algo en tu vida?

Ya te adelanto que replantearte tu vida no es fácil, en realidad es una de las cosas más complicadas que he tenido que hacer, hasta que descubrí qué, esa frase tan trillada de “hacer que una persona cambie es imposible” no es cierta en realidad.

Porque entonces, pensé que yo no era una persona, yo era “La Persona”, yo era “Mi Persona” así que re-definí esa frase para ti y ha quedado así:

“Sí es posible hacer que una persona cambie, si esa persona a la que quieres cambiar, eres tú”

Yo deseaba con todo mi ser ese cambio, lo necesitaba más que respirar.

Yo creía que a las personas nos pasan “cosas malas” porque la vida es así, hasta el día en que dejé de pensar en ellas de esa manera y las empecé a ver como experiencias enriquecedoras de las que se puede aprender, entonces mi visión cambió radicalmente y comencé a pensar sobre ello buscando un “para qué me ha pasado esto” y dejé de repetirme ese “por qué me ha pasado esto” que te aseguro que no conduce a nada bueno.

A partir de entonces la vida te cambia de color y se vuelve más interesante, porque ya no estás en las manos de nadie, ni del destino, ni del universo, ni de ninguna religión; tu vida comienza a estar en tus manos y es ahí cuando aparece la diversión.

Cuando comienzas de nuevo, tu mundo da un giro de 360 grados, pues ya no dependes de nadie y dejas de ser una victima de las circunstancias o del destino, para empezar a ser el maravilloso creador de tu propia vida.

Así que busqué y encontré esta maravillosa frase, que te dejo para que la pienses y que espero que puedas aplicar:

Si quieres cambiar, debes saber que:

Un viaje de mil kilómetros debe comenzar con un solo paso.-Lao Tzu.

Y yo espero de verdad que si tienes algo que cambiar, ese paso lo des tú, pues ya sabes la receta, esta que te dejo con todo el cariño para que puedas crear tu propia felicidad.